FANDOM


"Vive" ¿Eh? "Tú no puedes morir." No entiendo... Yo... No se porqué... Me siento muy cansado... 6 años después La vista aerea nos lleva a lo que parece un pequeño pueblo, con algunas casas sencillas, algo distantes de cada una, rodeado completamente de árboles y zonas verdes. Ya un poco más cerca, se pueden distinguir 4 figuras. Se podía ver como una de estas caía bruscamente al suelo mientras otras dos solamente obversaban sorpendidos la escena. Cuando este se vuelve a poner de pie, los tres se alejan corriendo, mientras uno gritaba "Es un monstruo". La cámara se voltea, mostrando a una persona. Por su aspecto, parecía no tener más de 20 años. Tenía tez clara, traía un estilo de cabello corto, alborotaro en las puntas, con algo de flequillo en la frente, en especial entre los ojos, de color azabache y ojos azul eléctrico. Era de complexión delgada y medía aproximadamente 180 cms. Traía puesto una chaqueta azul oscura, abierta, con una camiseta blanca de cuello estilo "V" debajo, un cinturón marrón, el cual se encontraba cubierto por la camiseta, pantalones negros y unos tenis también negros. Estaba algo sucio, con la ropa ligeramente rasgada y marcas de golpes por todo el rostro. ???: ¡IDIOTAS! El joven se limpió el hilo de sangre que tenía en la boca con la mano, y a continuación se miró las prendas, dandose cuenta del estado en que estaban estas. ???: Mierda, ya me imagino al viejo regañándome... El muchacho lanza un suspiro. La escena cambia a una casa estilo Japonés antiguo, esta se encontraba ubicada en una zona algo algo alejada del pueblo. Se da una vista al interior de la casa, en lo que alguien abre la puerta. ???: ¡Ya llegué! El joven se queda callado al no recibir respuesta, hasta que... ???: ¡Estúpido! Le habían propinado un golpe en la cabeza. ???: Agh... Se soba la cabeza ¡¿Cuál es tu maldito problema, viejo?! Se da una detenida visión a la figura que tenía en frente. Era un hombre de mediana edad. Traia puesto un tradicional Kasa, el cual hacía que la mayor parte de su rostro fuera cubierta por una sombra, en especial los ojos. Su tez era pálida, tenía el cabello de un tono amarillo opaco, ligeramente alborotado por lo que se podía notar en los mechones que no estaban cubiertos. Traia un atuendo conformado por un kimono azul oscuro, lo que parecía ser una camisa blanca debajo de este, cinto negro y un abrigo negro sobre todo. Este hombre se llamba Kwan Yoon Gi y era el actual tutor del muchacho. ???: Maldito mocoso... ¡Te atreves a llegar media hora tarde y además me hablas de esa forma! Se queda petrifricado por unos segundos, al parecer había notado el estado del chico. Tú... ¿Estuviste peleando? ???: Ah... Bueno, etto... Se rasca nerviosamente la cabeza. ???: ¡¡¿Qué te he dicho sobre pelear?!! Le lanza un golpe. ???: Técnicamente peleas conmigo ahora... Se cubre con los brazos. ???: Agh... Bueno, dejemos el tema por ahora. ¿Al menos trajiste la comida? Me muero de hambre. ???: Aquí está. Toma del suelo una bolsa que había dejado allí al entrar. Los dos se sentaron a comer tranquilamente mientras platicaban. ???: Y dime... ¿Por qué fue la pelea esta vez? ???: Ah, bueno... Esos tipos estaban lastimando a unos animales, así que simplemente me les impuse. ???: Que estúpido y noble a la vez. Se lleva algo de comida a la boca. Pero Ed, no puedes andar golpeando a todos, ya te lo he dicho. Un día de estos... Edward: Lo interrumpe. Un día terminaré haciendole daño a alguien, ya lo sé, ya lo sé. Grr... ¿Por qué tiene que ser así? Tira su cabeza para un costado, mientras hacía una mueca de disgusto. ???: Sabes que eres más fuerte que los demás, por eso debes controlarte, lo quieras o no. Edward: Suspira. De acuerdo, de acuerdo. Prometo ser suave la próxima. El hombre le lanza una mirada de insatisfacción hacia esa respuesta. Una vez que terminan de cenar... Edward: Ahh... Estoy lleno. Oye, viejo, ahora que terminamos entrenarías conm... Se dio cuenta que no lo estaba escuchando, pues se encontraba durmiendo placidamente en el suelo, con la boca completamente abierta y un pequeño globo en su nariz. Edward: ... Meh, ya ni quería. Dicho esto, el muchacho se levanta y camina hasta uno de los paneles plegables de la casa, el cual daba directamente al patio, lo abre, sale afuera y lo cierra. Ya una vez afuera empieza a calentar y espirarse, pasó aproximadamente unos 5 minutos haciendo esto. Luego se dispone a lanzar golpes y patadas al aire, y si bien no eran movimientos increíbles, poseían cierto nivel el cual dificultaría que cualquier persona normal los viera. Edward estaba concentrado en sus movimientos, tanto que no notó que aquel hombre ya había despertado y se encontraba observandolo. ???: Bueno... Supongo que su nivel no está mal. Susurró para sí mismo. Fue entonces cuando el chico se detuvo de golpe. Se mantenía de pie, con los ojos cerrados. Pasaron unos segundos hasta que decidió hacer otro movimiento, abrió los ojos y en menos de un segundo había desaparecido. En un abrir y cerrar de ojos se lo pudo ver aparecer de nuevo al lado de uno de los árboles del lugar, arremetiendo con un fuerte golpe el cual atravezó este por completo. Esto llamó un poco la atención del hombre, aunque no del todo. El muchacho se mantenía con el puño inscrustrado en el tronco, hasta que de la nada pega un grito, seguido devuelve su brazo a su estado normal en un rápido movimiento, pero cuando hizo esto pareció por un segundo que el centro de su mano se había iluminado con un resplandor blanco. Como resultado, al lograr quitar su brazo hizo que la mitad del tronco cayera. Edward: He mejorado... Decía orgullosamente mientras miraba su puño. ???: ¡Tú!... Esas palabras habían sido dichas de forma brusca, mientras el tipo se levantaba de igual modo y se acercaba al muchacho, para luego sujetarlo de la camisa. ???: Tú... ¿D-desde cuándo sabes hacer eso? Edward: ¿Eh? ¿Estabas mirando? ???: ¡Respóndeme! Edward: Diría que desde hace unos meses. ???: ¿Meses? ... Recibe un golpe en la cabeza. ¡Ay! ¡¿Por qué?! Edward: ¡Por estarme espiando! Viejo acosador... ???: Primero... ¡Soy tu maestro y te espío todo lo que quiero! Y segundo, ¿No crees que si fuera a espiar a alguien sería alguna clase de modelo y no un mocoso? Edward: ¿No crees que me importan un bledo tus gustos? Se forma un silencio por unos segundos, el cual se rompe cuando los dos caen en un ataque de risa. Edward: Ja... Se detiene para tomar aire. Oye, hace rato... ¿Por qué me preguntaste sobre ese movimiento? ¿Acaso es importante? ???: ... Descuida, no es nada. Sonríe. Ven, ya es tarde y está haciendo frío, es mejor que entremos. El pelinegro asiente con la cabeza y lo sigue. Al día siguiente. Eran las 6:00 a.m, Edward como todos los días había salido a trotar como parte de su entrenamiento diario, a medida que pasaba el tiempo, se dio cuenta que se había acercado mucho al pueblo, así que decide finalmente adentrarse en este. Mientras seguía con su ritmo de trote, su cabeza giraba sin parar para ambos lados, realmente nunca se había dado el lujo de "explorar" aquel pueblo, así que decide parar para recorrer un poco el lugar. Se detuvo frente a una tienda cualquiera, atraído por lo que había en las vidrieras. Hasta que un ruido había interrumpido su concentración, era un ruido seco, como si fueran pasos. El muchacho voltea, y nota a aquellos tres sujetos a quienes había dado una paliza, se encontraban a unos pocos metros de él, mirandolo fijamente. ???: Vaya, vaya, miren quien está aquí. Edward: Tsk, ¿No les bastó con la golpiza de ayer? ???: Tranquilo, solo quiero hablar algo contigo, acompañame. Dicho esto, se voltea y empieza a caminar, con los otros dos a su par. Edward: ... Algo desconfiado y confundido, decide seguirlo. Habían llegado a un callejón bastante amplio. ???: ¿Quién eres? Edward: ¿Eh? Ahora mismo, el chico se encontraba más confundido. ???: ¿Me crees idiota? Me he percatado de que tu fuerza no es humana, así que dime, ¿Qué y quién eres? Edward: Bastardo loco, ¿Qué mierda estas diciendo? ¡Soy un humano, así que mejor consiguete un psicólogo! Dicho esto, el joven da la vuelta para irse del lugar... ???: Ku... ¿Adónde crees que vas? El sujeto chasquea los dedos, haciendo que sus acompañantes ataquen a Edward, este reacciona rápidamente y los golpea, dejandolos insoncientes en el suelo. ???: Sí, definitivamente no eres humano... Desaparece y aparece detrás de Edward. Pero para tu desgracia, yo tampoco. Al terminar esta frase, lanza un golpe, el cual el pelinegro esquiva. Ahora era Edward quien iba a golpearlo, pero su rival desaparece y aparece detrás de él una vez más, esta vez utilizando sus garras y cortandole la espalda, a lo que el chico pega un grito de dolor. ???: Que lástima... Creo que no eras tan fuerte. Edward trata de recomponerse y golpearlo, pero el tipo le sostiene el brazo y le propina una patada en el mentón, seguido de un garrazo en el pecho, el chico cae el suelo. ???: Observa el charco de sangre que se formaba alrededor del chico. ... Tu sangre... Tine un olor peculiar. El muchacho seguía en el suelo, quejandose del dolor, mientras aquel hombre se acercaba lentamente, con una expresión aterradora en su rostro. Extiende uno de sus brazos, mientra su mano permanecía con la palma cerrada, del centro de esta se empieza a emitir una luza blanca. Edward: Pensando. ¿Q-qué es eso? De su mano sale disparada una técnica de ki, la cual impacta de lleno contra el chico, y levantando gran cantidad de polvo. ???: ... Ya no siento su ki... Bueno, supongo que era mi imaginación. Escucha un ruido, por lo que mira al frente detenidamente. ¿-¿QUÉ? El polvo se había despejado casi por completo, y se podía ver al muchacho tumbado en el suelo, boca abajo, con la cabeza apoyada en el suelo y los brazos practicamente desgarrando este. Su ropa estaba quemada en algunas zonas, saliendo humo de estas. Cada vez era más la sangre que chorreaba de su cuerpo, estaba completamente malherido, temblando del dolor y luchando para no acabar inconsciente. ???: N-no puede ser... Su expresión de asombro poco a poco pasa a ser una que expresaba poca cordura, acompañana de una risa lunática. JAJAJAJA, tenía razón, después de todo, es imposible que haya confundido ese olor... Se coloca de cuclillas frente al chico, agarrandolo del cabello. Así que tú, pequeña mierda, eras nada menos que al que he estado buscando. Edward: Y-yo... No... E-entiendo... ???: ¡NO TE HAGAS EL IDIOTA! Golpea bruscamente su cabeza contra el suelo una y otra vez. Sabes perfectamente de lo que hablo, inmortal. Edward queda paralizado al escuchar esa última palabra. Ningún humano ni demonio podría recibir de lleno una técnica así y seguir con vida. Cada impacto contra el suelo era más intenso, y el joven ya ni imponía resistencia, parecía que al fin había quedado inconsciente. El tipo estaba a punto de darle el último golpe, pero por alguna razón, queda a mitad de camino. ???: ¿Eh? Edward: ... De repente, unos breves destellos se empezaron a formar alrededor del pelinegro, seguidos de leves llamas rojizas que iban aumentando hasta cubrir la mayor parte de su cuerpo. De un rápido impulso, logra pararse, aún sin levantar la mirada. El sujeto trataba de alejarse, cuando recibe una mirada por parte de la persona que hasta hace pocos segundos estaba tortuando, con unos ojos carmesí que reflejaban total furia. Ante este acto, el sujeto solo trata de alejarse más rápido. ???: ¡Atrás! Saca un talismán. ¡EXORS... Había sido interrumpido por un brazo que atraviesa su pecho por detrás, pudiendose ver desde el frente la mano aún incrustrada. ???: Fue suficiente... Apenas termina de hablar, quita su brazo de un movimiento rápido, seguido de otro para quitarse la sangre de este. El cuerpo del desconocido cae el suelo, sin señales de vida. El hombre del sombrero alza la vista para ver a Edward, quien al parecer había vuelto a su estado normal. Se acerca a este. ???: ¿Te encuentras bien? Edward: ... ¿Qué acaba de ocurrir? ???: ... Edward: Ese tipo mencionó la palabra "inmortal", ¿Algo como eso realmente existe? ???: Lanza un largo suspiro. Al parecer no puedo ocultarlo más... Ambos perciben un movimiento, por lo que se alertan. ???: Ku... Así que al fin das la cara, no esperé encontrarte en esta situación... Inmortal. El sujeto estaba parado como si nada ubiera pasado, y su pecho en perfecto estado. Edward: De nuevo esa palabra... De ninguna forma puede ser real. Dirige su mirada a su maestro, con la esperanza que este confirme lo que acababa de decir, pero solo encontró un rostro completamente paralizado. No... No lo creeré... ???: Créelo, chico. Aquel hombre que tienes al lado no es más que un monstruo cuya cabeza tiene un gran precio. ???: Por lo que sabes supongo que eres un cazarecompensas. ???: ¿Cazarecompensas? Ja, no me hagas reir, mi nivel está a un nivel completamente distinto de ellos. Porque verás... Pertenezco al clan Onmyouji. Kwan se exalta al escuchar esto, mientras que Edward no sabía como reaccionar. ???: Ahora, si me lo permiten, me despido. Posiciona sus dedos corazón e indice en su frente, para luego desaparecer. Kwan: Mierda, sabe usar la teletransportación... Edward: ¿Q-qué acaba de pasar? Kwan: Hay que irnos lo antes posible de aquí. No estamos a salvo. Kwan toma a Edward del brazo, pero antes de que empiece a caminar, este último se zafa bruscamente. Edward: ¡No iré a ningún lado hasta que me expliques que pasa! Kwan: ¿No puedes esperar? Edward: ... No. Kwan: K- Hace una especie de puchero agarrandose de la cabeza. Agh... Bien, pero al menos espera hasta que nos alejemos un poco del pueblo. Ya se habían alejado lo suficiente de la zona. Kwan: Aquí estará bien. ¿Qué es lo que quieres saber? Edward: ¿Qué es lo que eres? Kwan: Como escuchaste anteriormente, soy un inmortal, una criatura que no muere por más tiempo que pase o cuan herido esté. Edward: Ese tipo me llamó de esa forma también... Yo... No soy humano, ¿O si? Es por eso que soy tan diferente a todos. Kwan: Supongo que debo empezar a contar desde el principio, ¿No? Bien, la verdad es que... La muerte de tus padres no fue un accidente como piensas, yo lo provoqué. Edward queda en shock. Kwan: Me encontraba en pleno confrontamiento contra un demonio cuando inconscientemente me fui acercando a una ruta en el bosque, no logré desviar uno de sus ataques a tiempo y terminó impactando en un auto. Apenas pasó, dejé inconsciente a aquel demonio y me dirigí al lugar del impacto. Pude sentir un ki débil dentro del vehiculo y rescaté el cuerpo de un pequeño niño. Por desgracia, no había forma de que este sobreviviera, me sentía miserable por haberle quitado la vida a alguien tan joven, así que recurrí al método más desesperado. Tomé el cuerpo de ese demonio y te traspasé su sangre a través de mis colmillos... Edward: Entonces... Kwan: Así es, eres mitad demonio. Además de lo que podriamos llamar "Semi-inmortal". Kwan se acerca a Edward y coloca una mano en su hombro. Kwan: Yo... Lo siento, fue desconsiderado y estúpido de mi parte traerte a este mundo oscuro y ocultartelo por tanto tiempo. Edward: ¿Eh? ¿Bromeas? Dijiste que soy inmortal, ¿No? Eso significa que vivo por siempre, entonces no tendré que preocuparme por sobrevivir nunca. Kwan: Je, quizás, pero hay más cosas detrás de eso. Una eternidad es mucho tiempo, y una vez que vives por tanto, la vida deja de tener sentido. Puedes sufrir y llorar, pero jamas morir, no existe el cielo o la salvación para nosotros... Recibe un golpe en la cabeza. ¡Ey! Edward: Ya deja de soltar mierda, eres mi tutor y maestro, ¿No deberías alentarme? Kwan: ¿Cómo quieres que te aliente? Sé realista, no tienes razón para vivir una eternidad, no tienes familia, hogar, amigos, ni siquiera un sueño, no te queda ningún lazo con este mundo, no te sometas a esta tortuna y descansa en paz ahora que no eres completamente un inmortal y hay forma de que mueras. Edward: Hm... Tienes razón, no me queda nada en este mundo, y es porque no tengo "nada" que quiero tener "algo". No es coincidencia que miles de personas que tienen una razón para vivir mueran y yo, sin nada, posea vida eterna. Quiero saber esa razón, por eso debo seguir adelante. Kwan: ... ¿Estas completamente seguro de tu decisión? Edward: Así es. Kwan: Bien... No te advertiré más, de ahora en adelante tendrás que descubrir las cosas por tu cuenta. Vamonos. Edward: Viejo. Kwan: ¿Qué? Edward: ... ¿Qué edad tienes? Kwan: ¿En serio crees que te lo diré? Edward: ¿Eh? ¿Qué tiene? Creí que solo las mujeres ocultaban su edad. Kwan: ¿Me tendrás más respeto si te digo mi edad? Edward: ¿Por qué te tendría respeto? Kwan: ... Sigue caminando. Edward: Eh, oye, ¡Espera! De acuerdo, te respetaré, lo prometo, ¡Solo dime tu edad!